Dirección: Jr. Mayta Cápac N° 1385 - Jesús María | Teléfono: 266-0777 | Lima - Perú

logo

Radio Libertad 820 AM - Desde 1945

ELECCIONES 2021: 4 CAUSAS QUE EXPLICAN LA DERROTA DEL CORREÍSMO EN ECUADOR

La victoria de Guillermo Lasso en la segunda vuelta electoral de Ecuador constituye la primera derrota en unos comicios presidenciales del movimiento del exmandatario Rafael Correa en casi 15 años.

Desde las últimas elecciones presidenciales, el apellido del expresidente Correa ha nacido los sustantivos “correísmo” y “anticorreísmo”, los adjetivos “correísta” y “anticorreísta”, y hasta el verbo “descorreizar”.

En octubre de 2006, el economista de entonces 43 años quedó en el segundo lugar en los comicios, pero derrotó al empresario Álvaro Noboa en la segunda vuelta un mes después, para comenzar así un Gobierno que duraría una década.

En 2008, luego del cambio de constitución, Correa vencería en primera vuelta y repetiría esta victoria en 2013, derrotando en ese momento al banquero Guillermo Lasso, en su primer intento por llegar a la presidencia con el movimiento CREO.

Lasso volvería a ser derrotado en 2017 por Lenín Moreno, el candidato elegido por Correa para perpetuar al correísmo en el poder.

Sin embargo, Andrés Arauz no tuvo la misma suerte el pasado 11 de abril, al convertirse en el primer correísta en perder unas presidenciales en las urnas electorales.

A continuación, se explicará cuatro causas que pueden explicar el traspié correísta.

1. La figura de Correa

“Correa es la principal fortaleza del correísmo, porque sin Correa no hay correísmo, pero a la vez es su limitante”, explica el analista político Jacobo García.

El analista político sostiene que la primera transición que intentó este movimiento más allá de su líder fue el mandatario saliente Lenin Moreno, pero falló, y eso hizo un daño en el correísmo que ha llegado hasta hoy.

2. Incapacidad de aglutinar a la izquierda

En la primera vuelta del 7 de febrero, las fuerzas consideradas de izquierda -el correísmo (Unión por la Esperanza -UNES-), el brazo político del movimiento indígena (Pachakutik) liderado por Yaku Pérez y la Izquierda Democrática encabezada por Xavier Hervas- obtuvieron casi el 67% de los votos. Ninguno de ellos llamó a votar por el movimiento de Correa.

3. La campaña

Según la politóloga Angélica Abad, el buen desempeño de Hervas y de Pérez en la primera vuelta fue “un baldazo de agua fría” para los candidatos del correísmo y el anticorreísmo. En la segunda vuelta se trató de encontrar una identidad propia.

Esto obligó a los asesores de Arauz y de Lasso a modificar sus estrategias para, luego de consolidar los votos obtenidos, ir a la caza de los que no habían votado por ellos el 7 de febrero.

4. Un contexto de crisis

Para la consultora política Wendy Reyes, el correísmo y el anticorreísmo, como voto ideológico, no influyó tanto en el resultado final como el contexto.

“Una crisis sanitaria, de las peores en América Latina por la pandemia; una económica, con un aumento del desempleo y casi seis millones más de pobres, y una de gobernanza, con un gobierno que no llega al 10% de credibilidad”, comentó Reyes tras la victoria de Lasso.

Por eso, Aunque Ecuador se caracterizó a fines del siglo XX y comienzos de este siglo por su inestabilidad política, pocos escenarios pueden ser tan adversos como el actual.

Redacción: Melanni Miranda.

Vacancia presidencia: Los primeros golpes que sufre la economía peruana tras la decisión del Congreso

Leslie Shaw envía mensaje por la crisis política: “No ensucies mi himno, no ensucies mi bandera”

IPHONE 12: DISEÑO ATRACTIVO Y APUESTAS DE FUTURO PARA UN BUEN TELÉFONO BASE